Author

dromos

Date

4 noviembre, 2019

El que no vino a beber vino, ¿a qué vino?

Dentro de las marcas más valiosas y reconocidas del mundo, no hay una sola marca de vino que sea de preferencia colectiva como lo existe dentro del mercado de los refrescos. Esto no es porque no haya suficientes marcas dentro del mercado vinícola porque sí las hay, pero no son marcas bien construidas. Es decir, el mercado vinícola no le ha dado mucha importancia a la creación de una estrategia de marca, que pueda brindar mayor orientación a su consumidor y esto es porque se han enfocado más en diseñar un logo y una etiqueta que sea visualmente atractiva.

¿Quieres lograr que tu marca de vino sea reconocida a nivel local, nacional e internacional? ¿Te has preguntado cómo puedes llegar, conectar y brindarles una experiencia positiva a tus clientes?

Nuestra respuesta es: branding o estrategia de marca. Esta disciplina ha logrado atraer a miles de consumidores y mueve millones de dólares alrededor del mundo, pero por alguna extraña razón es un elemento que aún no es tomado en cuenta dentro de la estrategia de negocio de las distintas casas vinícolas de nuestra región.

¿Qué es el branding y la creación de marca?

Es el proceso de hacer y construir una marca que vaya más allá de la creación de un logo bonito. Es crear una marca que haga una diferencia en el mercado mediante la administración estratégica del total de activos que se vinculan directa o indirectamente a la esencia de la marca y que logre conectar con tu consumidor ideal para que así logres conquistarlo.

Hoy en día el branding es un elemento fundamental, si lo que quieres es que tu negocio se transforme en una marca y tu producto o servicio sea de calidad para el consumidor.

¿Por qué los consumidores prefieren comprar productos de una marca reconocida?

Los años de experiencia de la marca y el valor añadido al producto o servicio, es lo que les facilita tomar una decisión de compra a los consumidores. En cambio, cuando hablamos de un producto genérico que intenta posicionarse en el mercado, el consumidor piensa mas de dos veces en adquirir ese producto o servicio.

El consumidor siente que corre un riesgo al enfrentarse a algo que no es tan reconocido en el mercado por no tener un valor añadido a la experiencia de compra. 

Como ya mencionábamos anteriormente, son pocas las marcas de vino bien posicionadas, pero ¿por qué no buscar posicionarnos no únicamente en el mercado, sino en el corazón de nuestros consumidores?

Esta es la finalidad del branding: crear marcas que conquisten, hagan la diferencia, conmuevan y generen un vínculo con el consumidor para dejar de ser una opción más dentro del mercado.

Author

dromos

Date

4 noviembre, 2019

Deja un comentario